Agua es vida

Artículo escrito por Roland Brandle amigo suizo de nuestra comunidad, y último presidente de la recordada Asociación Salvador Allende, hoy reside en Chile junto a nuestra compatriota Miriam Avila. Viven en Osorno que sufrió en julio pasado una crisis de suministro de agua. La ciudad vivió más de 10 días sin servicios de agua. Roland nos cuenta como vivió este desastre sanitario.  

Por Roland Brandle

En 1980 encontré este título en un artículo de una revista africana. El mismo titulo lo pude aplicar cuando viajé por el Sahel no tan sólo por la escasez de este elemento, sino mas bien por su calidad.
Los osorninos han encontrado el valor del agua después del corte masivo el 11 de julio 2019. Una zona donde las lluvias no están ausentes, pero el desarrollo en las ultimas décadas muestran que el consumo humano y la importancia para la actividad económica necesitan todavía más agua. 

Los agricultores buscan el agua cada vez más profundo para sus vacas y tal vez ellos consumen hierbas secas o substitutos. Tanto las empresas frutícolas como la producción de cereales realizan regadíos desde los primeros días. En el último verano los camiones aljibes llevaron a las comunidades de la costa de Osorno el precioso líquido, porque los pozos se quedaron secos. La actividad forestal también no ayuda para nada con las grandes superficies de eucaliptos plantados. En los 90 todavía la selva valdiviana cubría 40km de los 60km de la carretera de ripio hasta el balneario de Bahía Mansa. Hoy día con pavimento total, la selva originaria se reduce hasta una franja en los últimos kilómetros. 

El ciclo de la lluvias empieza a cambiar y estas son más escasas en verano e irregular los otros meses.
Los osorninos consumen principalmente el agua del rio Rahue que viene del lago Rupanco y por esto, la empresa ESSAL capta el agua en el rio y después la filtra y trata para el consumo. 

Chile entregó el derecho del agua a los privados, originario en la ley de 1981 y solo 6% están reservados por el agua potable. En el gobierno de Frei Ruiz-Tagle las empresas sanitarias se transfirieron desde el estado a los privados con una participación restante de 40% y durante el primer gobierno de Piñera esta se redujo a solo 5% para el estado. Hoy día ESSAL esta controlado por Aguas Andinas y este por el Grupo Suez, multinacional muy conocido en el mundo.

Que pasó este día 11 de julio 2019? 

Un solo trabajador estaba a cargo de la planta de captación y tratamiento de Caipulli. Para ahorrar dinero, él tenía que utilizar diesel para generar energía eléctrica durante varias horas. Como se olvidó de cerrar una llave, durante el relleno del tanque, una gran cantidad de diesel se escapó. 20 minutos más tarde con una linterna controló si todo estaba en orden. Para ello debía golpear con una piedra y asegurarse que el marcador indicaba el buen nivel. En este momento todo está en orden y continúa su trabajo. 

Por la mañana fue a buscar a su colega y juntos verificaron el sitio, en este momento se percataron de un olor en la cámara de bombas.
Se anunció el corte a las 10h de la mañana y por algunos pocos días. 

Una ciudad de casi 200.000 habitantes sin agua, un solo barrio tenía porque es agua subterránea de otra planta en Pilauco (también de ESSAL). Allí empezó el drama con comentarios diferentes según la autoridad o la empresa sanitaria. El encargado de la empresa dudó y quería más tiempo, pero el intendente pidió una reacción más rápida para resolver la falta de agua. El intendente anunció pocos días, pero antes de la emergencia la planta no estaba en condición de producir todo el agua. La falta de mantenimiento en la planta y la infiltración del diesel en los filtros no permitió más abastecimiento a la ciudad. Tienen saber que no hay rejas en los ductos que traen el agua del rio y los decantadores están dañados. La Superintendencia hizo una auditoria en septiembre 2018 a ESSAL y antes las carencias ESSAL anunció en enero 2019 que empezará en septiembre 2019 con los trabajos en la planta Caipulli. El drama estaba anunciado, pero la ciudadanía no sabía nada. 

Entonces el drama duró 10 días, a veces con ventanas de 1-2 horas diarias de entrega por barrio pero no apta por el consumo humano. El agua estaba turbia o tenía como aceite, además la presión estaba muy baja que no permitía usar electrodomésticos y no llegó a niveles superiores. La variación de presión hizo que pastillas desinfectantes en los estanques del baño pasaran en las tuberías de las casas y así salía el agua azul. 

Como la gobernación pensó que duraría poco días y tenía diferencias sobre el estado de emergencia con la alcaldía, no supo realizar todo lo necesario.
El alcalde movilizó su personal y compró estanques grandes para los barrios y todavía ahora las escuelas tienen agua envasada. Las FFAA instalaron una planta para abastecer el hospital público. Empresas con sede en la región facilitaron sus camiones lecheros y trajeron agua a la ciudad, incluso las comunas aledañas llegando hasta Chiloé solidarizaron trayendo agua envasada hasta Osorno, pues esta desapareció rápidamente del comercio. Una población (Kolbe) en Pilauco, que no sufrió del corte, permitió a los que podrían ir hasta allá a buscar agua en el local de la Junta de Vecinos. La distribuidora « Manantial » que vende agua purificada para las empresas, no logró dar abasto con sus bidones de 20 litros (donde compramos nosotros). 

Los primeros días fueron muy complicados para la gente que no tenía a veces ni envases suficientes para traer el precioso liquido a sus casas. La distribución de envases más grandes se hizo evidente. Todavía hay barrios que no tienen agua potable en sus casas (terrenos no regularizados); esta gente tenía todavía más problemas porque no podían usar las pocas horas de las ventanas de entrega por la red. 

Algunos estanques eran muy chicos para la poblaciones y se vaciaban antes de la próxima llegada del camión, la policía controló el buen uso del agua para evitar peleas.
La solidaridad fue muy importante entre la gente joven con los adultos mayores o enfermos postrados, en este un rol importante jugaron las Juntas de Vecinos. 

El centro de la ciudad se quedaba a mitad vacío, pues se decretó el cierre de todos los restaurantes y puntos de comida, además muchos comercios no tenían agua para el baño y cerraron, las peluquerías no trabajaron, la venta de carne y pescado fresca estaba vedada, las hoteles no podían aceptar huéspedes, hasta el control anual de los vehículos quedó cerrado. Una ciudad siniestrada con comercios y servicios cerrados por varios días, dejaba un dejo de desolación. 

Entre tanto trajeron nuevos materiales desde Santiago en numerosos camiones para cambiar los filtros. El presidente Piñera llegó también el martes 16 de Julio para dar por cerrado el drama, pero el servicio se cortó el mismo día por lluvias importantes y consumo excesivo según ESSAL. Las razones hay que buscarlas en el mal manejo de la planta, la entrada del río , los decantadores y la construcción de las bombas para el desvío de aire acumulada. 

El nuevo corte hizo que la confianza se perdió totalmente en la ciudadanía. Las manifestaciones empezaron a tomar cuerpo y una masiva participación rara vez visto en esta ciudad del Sur pifiaron y gritaron a ESSAL y a la Gobernación. Ahora diputados y senadores de ambos lados apuntan a ESSAL y la demanda de caducar la concesión a ESSAL tiene más adeptos. Todavía falta el documento final de la investigación para que el Presidente toma una decisión. 

Después del retorno de agua el 20 de Julio hay tuberías rotas que necesitaban intervenciones y aún (6 agosto) hay lugares de la ciudad que carecen de agua porque las tuberías se rompieron. El hospital tiene que reprogramar más de 100 operaciones. Las policlínicas empiezan a funcionar de nuevo para todo tipo de enfermedades. También las sala cunas cerradas durante el corte aceptan de nuevo los niños y los estudiantes regresaron a clases. Pero todavía se encuentran algunos problemas con los estanques en lugares específicos que necesitan limpieza. 

ESSAL tiene que pagar según la ley 10 veces el costo por cada día sin agua por un promedio del mes anterior al consumidor, aproximativo 2 meses.
El alcalde Bertín presentó el 6 de agosto el costo de 57 millones de pesos chilenos a ESSAL. La Asociación del consumidor Osorno busca una indemnización suplementaria para los usuarios y los comercios estiman las perdidas como mínimo a 5 millones de US$. También se articula una multa de mínima de 2500 millones de pesos chilenos. 

Que pasara si ESSAL pierde la concesión? El Estado se hace cargo por un año antes de licitar una nueva concesión. Porque no entregar todo al Estado? Muchas interrogantes y muchos intereses cruzados. No solo ESSAL y por propio interés Aguas Andinas son responsables del desastre, también la Superintendencia debe cuestionarse. En Chile falta mucho el control a las empresas y el cuidado y manejo en las mismas empresas. 

El Intendente Jürgensen ha dicho en la prensa, « uno no esta preparado para una emergencia de esta naturaleza ». Difícil de prever todo, pero también faltan en Chile ejercicios de emergencia para ver cómo funcionen las instituciones y personas en modo emergencia. 

Las ciudadanos empezaron a pensar en el futuro sobre el uso del agua. Unos van usar más el agua de lluvia, otros tienen planos para disminuir el consumo en el baño y otros todavía no dejan correr el agua durante la limpieza de los dientes y muchas mas ideas para el futuro. 

Pero como todos tenemos también pensar en las aguas servidas que las empresas como ESSAL vierten en los ríos, lagos y al mar sin preocuparse suficientemente. Muchas aguas de los hogares urbanos no pasan por la planta de depuración. 

Todo esto y mucho más pasa por una toma de conciencia de todos. Esta es el cartel que escribió mi sobrino de 15 años para la manifestación. 

SIN AGUA NO PODEMOS VIVIR

SIN ESSAL PODREMOS EXISTIR

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *