Elecciones : nuevos representantes de las chilenas y los chilenos del exterior

Reproducimos un articulo escrito por el Colectivo Nuevas Generaciones Chile-Suizaen su sitio Facebook (https://www.facebook.com/generations.chili/) sobre las elecciones 2019 de los representantes de los chilenos en el exterior. ¿De que se trata exactamente? El articulo explica claramente en que consisten estas elecciones y para que sirven.

Tres consejeros elegidos para las regiones de América, Europa-África y Oceanía-Asia 

Las elecciones de los consejeros de la sociedad civil del Ministerio de Relaciones Exteriores (COSOC) para el período 2019-2022 tuvieron lugar entre el 9 y el 11 de abril de 2019. De las 50 asociaciones habilitadas a participar en las elecciones en la región Europa-África, 32 votaron por Karina Francis de la Federación Víctor Jara de Suecia. La nueva consejera del exterior también es miembro de la coordinación de la Red Europea de Chilenos por los Derechos Civiles y Políticos, una plataforma que reúne a varias asociaciones chilenas en Europa y que apoyó firmemente su candidatura. No hubo candidatos para África, pero 4 hombres y 2 mujeres compitieron en Europa: tres de Suecia, uno de España, uno de Italia, uno de Austria. 

En cuanto a los otros continentes, Maximiliano Lamatta Martínez, del Centro de Residentes de Chile Arturo Prat en Argentina, logró una victoria para las Américas. Mientras que Víctor Marillanca, de la Alianza Cultural Latinoamericana en Australia, fue elegido consejero por Oceanía-Asia. A nivel mundial, 80 organizaciones participaron en esta consulta, incluidas las 50 asociaciones europeas. Ésto parece insuficiente cuando sabemos que sólo en Suecia hay cientos de colectivos chilenos activos en el área cultural, deportiva, política, socioeducativa, que llevan a cabo proyectos centrados en el exilio, la migración, la integración o el multiculturalismo. 

Consejos de la sociedad civil 

Desde 2012, los Consejos de la Sociedad Civil (COSOC) están vigentes para promover la relación entre la sociedad civil organizada y los organismos estatales de Chile tras la promulgación de la Ley 20.500 sobre participación ciudadana. Es una herramienta que aspira a ser participativa, democrática y consultativa. De hecho, se consulta a los representantes de las asociaciones sin fines de lucro sobre las decisiones y la implementación de políticas públicas por sector y relacionadas con sus competencias. 

Por lo tanto, el COSOC regulado por el Ministerio de Relaciones Exteriores integra 14 categorías de organizaciones que tratan temas específicos, por ejemplo: derecho internacional, género y derechos de las mu- jeres, LGBT, pueblos indígenas, discapaci- dad, niños y jóvenes, los derechos humanos y la democracia, el medio ambiente y los asuntos marítimos, centros de estudio y universidades, las personas mayores, peti- ciones de Chilenos en el exterior. 

Los consejeros salientes, Víctor Hugo Sáez y Aída Mena, fueron los primeros expatriados en ejercer este cargo para el período 2015-2019. Su nombramiento buscaba formalizar las resoluciones hechas durante los Encuentros Internacionales de Chilenas y Chilenos residentes en el extranjero, entre ellas una nueva Constitución, la creación de una región del exterior, alentar a los ciudadanos a votar. 

Reivindicaciones políticas 

La visibilidad de las chilenas y los chilenos que viven en el extranjero a través de una institución como el Ministerio de Relaciones Exteriores es el resultado de un lento proceso de democratización de los derechos políticos en Chile. La diáspora chilena y, particularmente, los exiliados políticos que huyeron de la dictadura del general Pinochet, organizados en su país de refugio, han realizado campañas durante décadas para obtener el derecho de voto en el exterior. 

La llamada era democrática comienza con la elección de Patricio Aylwin en 1990, pero es sólo en 2014 que una reforma constitucional marca el comienzo de una posible participación electoral. En ella se acuerda que los comicios organizados por medio de los consulados incluyen únicamente los plebiscitos, las elecciones primarias y las elecciones presidenciales. Concretamente, los ciudadanos chilenos del exterior acuden a las urnas por primera vez para elegir a su futuro presidente en 2017. Un evento histórico que consagra en el extranjero al candidato de izquierda Alejandro Guillier, ya que alcanzó la primera posición con un puntaje de 60.66% de los votos. En segundo lugar, el candidato de derecha Sebastián Piñera obtiene el porcentaje de 39.34%. Sin embargo, lo contrario sucedió en Chile. El nuevo presidente de la república, Sebastián Piñera, gana holgadamente con el 54.57% de los votos y Guillier pierde con el 45.43%. 

Sea como sea, la tasa de participación es relativa con un porcentaje de 49% a nivel nacional y de 54,5% a nivel internacional. Alrededor del mundo, aproximadamente 21,000 ciudadanos votaron en la segunda vuelta sobre un total de 39,000 votantes registrados, es decir, el 11% de 1,037,346 de chilenos registrados en el extranjero. Estas cifras indican claramente que la gran mayoría de la diáspora chilena no ejerció su derecho de voto. 

Derecho de voto de la 2° y 3° generación 

Según el mismo último censo, 570.703 de los compatriotas registrados en el extranjero nacieron en Chile, 466.643 nacieron en otro país y tienen padres chilenos. La nueva norma constitucional no favoreció a las nuevas generaciones, ya que una de las condiciones para adquirir la ciudadanía es la obligación de residir al menos un año en Chile. Esto implica que una proporción significativa de los expatriados mayores de 18 años están impedidos de ejercer sus derechos de sufragio universal. 

Por ejemplo, es el caso de varios hijos y nietos de antiguos exiliados políticos nacidos en Suiza, mujeres y hombres que obtuvieron la nacionalidad chilena, sin haber tenido la oportunidad de pasar un año en Chile. Para palear esta discriminación, la 2° y 3° generación defienden un cambio constitucional que garantice los derechos fundamentales de todos los niños chilenos nacidos fuera del país. 

Finalmente, la sociedad civil, teniendo en cuenta la especificidad de la migración chilena, exige la creación de una oficina exterior de la juventud. Este nuevo organismo institucional tendría el poder de facilitar el regreso de los jóvenes a su país de origen, ayudándoles a integrarse en las universidades chilenas y en el mundo del trabajo, validando sus capacitaciones y trayectos profesionales llevados a cabo fuera de Chile. 

Cecilia Toledo, Ginebra, Suiza, Colectivo Nuevas generaciones Chile-Suiza, Abril 2019

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *