Recordando a Pete Seeger

Manhattan, Abril 1980 Acto de Solidaridad con Chile y Nicaragua.  En la sala todo está listo para iniciar una velada que promete ser inolvidable.  Falta aún media hora para el inicio del programa y las posibilidades de obtener  una mesa y una silla aún libres se hace ya imposible. Muchos optan por buscar algún banco para ubicarse por las orillas del salón. Comienza la actuación de músicos latinoamericanos que han llegado con sus guitarras e instrumentos típicos para entregar su aporte en esta Peña en homenaje a Chile y Nicaragua: músicos argentinos, mexicanos, chilenos, peruanos, bolivianos y hasta un grupo puertoriqueño.

La fiesta está entusiasmando de más en más. Las empanadas salen una tras otras de los hornos junto a los lomitos, como asimismo las especialidades que se acostumbraban en estos encuentros de apoyo a los luchadores sociales. Hasta que anuncian la llegada del más importante: anuncian que viene llegando el representante del movimiento sandinista que ha derrotado la dictadura de Somoza. Es nada menos que el cura y poeta revolucionario Ernesto Cardenal, nombrado por el gobierno Ministro de la Cultura.

En la sala de Manhattan esa  noche, Cardenal sube al escenario para saludar a los presentes que están de pie aplaudiendo y junto a él está  un gringo algo flaco y alto llamado  Pete Seeger (pronunciar  ( Pit Siger) y su sola presencia atrae a una gran cantidad de jóvenes norteamericanos progresistas.

Seeger tenía una vida dedicada al canto social y una reconocida defensa antibélica, marcada por temáticas ecologistas y su filiación comunista. En su juventud participó en The Almanacs Brothers lo que le valió la censura de los enfermos de anticomunismo como fue el Comité de Asuntos Antiamericanos en 1951, que sospechaba de Seeger por su interés en temáticas “incendiarias” para la época y otras foráneas como la  Guerra Civil Española.

Pasó un año en la cárcel y otra amplia temporada censurado en los medios de comunicación de EE.UU. Más tarde su fértil cancionero dedicado a la lucha contra la guerra de Vietnam o Irak, le valió la persecución pero tuvo el reconocimiento mundial por cantar sus ideales en himnos como « We Shall Overcome » (“Venceremos” ) que se convirtió en un himno por los derechos civiles en EEUU y que suena hasta el día de hoy en la inspiración de gente como Bob Dylan, Joan Baez, Leon Gieco o nuestro Víctor Jara.

Precisamente una de las populares canciones de Seeger cantada por Victor fue « If I had a hammer », conocida entre nosotros como « Si yo tuviera un martillo » y que habla de la unidad necesaria para construir justicia y paz colectiva. Recordemos que en 1971, Víctor Jara incluyó en el disco « El derecho de vivir en paz » su versión para « Little Boxes », titulada « Las casitas del barrio alto », adaptación en la que ironiza sobre el estilo de vida del burgués chileno, aspirante a un modelo europeo y que fue tildada como una composición “resentida” por quienes creían que era una composición del chileno.

Pete SeegerAlguien dijo que el folk moderno nació el 3 de marzo de 1940. Fue el día en que Seeger conoció a Woody Guthrie en un concierto benéfico por los trabajadores inmigrantes. Ambos pusieron en común su necesidad de transformar la realidad a través del folk, al que añadieron nuevas texturas. Pero, sobre todo, supieron formar un conjunto a partir de los retazos de una tradición, del coral impresionante que eran los sonidos populares, las historias del campo y la calle, como hicieron un poco antes los pioneros del blues, como Charlie Patton, Son House o Robert Johnson. Durante gran parte del siglo pasado le cantó verdades a quienes estaban en el poder, a través de su épica lucha por la justicia social, los derechos civiles, los trabajadores, el medio ambiente y la paz.

Victor Jara nunca escondió su admiración por este cantante del folk norteamericano y en 1973 en la televisión peruana declaró: « Hubo un momento, ¿no es cierto?, en Europa, en EE.UU., cuando surge el término protesta de una juventud que traía la experiencia de la Segunda Guerra Mundial y surge, Pete Seeger, Joan Baez, Bob Dylan; que cantan una canción pacifista y que esencialmente denuncian a esta sociedad ».

Pete Seeger, trovador de la justicia y la verdad, fue un amigo de los chilenos y de todos los que luchaban contra las dictaduras en cualquier parte del mundo. Sus canciones, sus sabias palabras y su legado, resonarán durante muchas generaciones. Pete Seeger ha fallecido a fines de enero de este año a los 94 años, pero su canto solidario y su música perdurarán por mucho tiempo aún.

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *