Matias MANRIQUEZ


Matias MANRIQUEZ

Genève, solidaritéS, diplômé d’un Master en Sciences Sociales. Membre de la Société des Arts, du Collectif Nouvelles Générations Chili et de la chambre de l’économie sociale et solidaire (APRES-GE)

P1 : Desde muy pequeño la política hizo parte de mi construcción de identitad. Mis padres me legaron una sensibilidad aguda para poder analizar de manera crítica las desigualdades en general.  Los relatos de los diferentes recorridos individuales, durante la dictadura, de los amigos de mi familia me han permitido comprender un episiodio sombrio de la historia contemporánea chilena. La transmisión de la memoria fue algo clave para mi futura implicación en la política ginebrina. Efectivamente, habiendo recibido una educación asumida militante y de izquierda, poco a poco los temas locales y de geopolítica internacional me llamaron la atención. Desde los 19 años voy yendo a reuniones de partidos y asociaciones, formaciones teóricas y protestas en las calles de Ginebra para seguir luchando contra la tiranía de los más poderosos. Logicámente cuándo me pidieron de hacer parte de las listas electorales de Solidarités, una formación política de la cuál hago parte desde 2016, y con la cuál comparto los valores ideológicos, no tuve otra opción que aceptar.

P2 : Sigo creyendo que un estado fuerte es la clave para poder tener una visión socio-ecónomica de largo plazo. El eje primordial para fortificar el estado debe pasar por una instrucción pública obligatoria de buena calidad. Es decir invertir para las generaciones futuras y garantizarles que el estado les de las herramientas necesarias para avanzar en la vida. Concretamente, sería una baja de los efectivos de alumnos por clase. Lo que implica una aumentación de los profesores así como una mejor atención de los alumnos que necesitan más tiempo para seguir el programa escolar. La igualdad de salarios entre mujeres y hombres me parece ser una necesidad urgente para terminar de considerar un 50% por ciento de la población como inferior. Otra prioridad importante, que defendería en el Grand Conseil, es la extensión de los derechos de los extranjeros que residen en Ginebra hace más de cinco años.

P3: Cada vez más gente, en Ginebra, renuncia a la atención médica por falta de dinero. Es una situación preocupante que no debiese ocurrir en un país supuestamente desarrollado. Por eso mismo Ensemble à Gauche, junto con el PS y los Verts, lanzó una iniciativa cantonal para que el costo del seguro médico no exceda 10% de los ingresos de los hogares ginebrinos. Además apoyamos la iniciativa del Partido del Trabajo (miembro de la coalición Ensemble à Gauche) del reembolso de los gastos de salud dental por parte del estado. Es una necesidad que el estado ginebrino asuma sus responsabilidades y ayude a la gente con menos recursos para tener acceso a una salud pública de calidad.