Quienes somos ?

DSC_1634Editorial de nuestro boletín El Canillita No 1 en 1990 (hoy aun se publica y estamos en la edición No 93). La primera directiva nos presenta a la comunidad chilena residente, sus experiencias, sus aspiraciones, sus realizaciones. 

 » Durante dieciséis años nos fuimos trayendo y acogiendo unos a otros. Aprendimos las ventajas y desventajas del asilo político y los permisos « C » (n.d.l.r. permisos de estadía), nuestra insaciable sed de turismo nos llevó a conocer todos los pasos fronterizos de la región, aprendimos a componer un pino de empanada, a buscar trabajo, a pelear salarios, a escribir cartas a la « regie » (n.d.l.r. sociedad immobilaria), a hacer las tareas del colegio de los niños apátridas que nos iban naciendo.

Participamos en partidos políticos, en comités de solidaridad, en organismos y comisiones de denuncia de derechos humanos, en grupos de barrio, obtuvimos año tras año el voto de apoyo de la comunidad internacional, fuimos testigos del nacimiento de organizaciones femeninas, juveniles, infantiles, sindicales, culturales, cantamos con nuestros artistas, peleamos en el partido de fútbol con el club, comimos curantos en beneficio de programas de salud, de una determinada región o de los pueblos mapuches, organizamos foros y coloquios internacionales, la revolvimos en las calles y en los locales conseguidos para acoger conciertos, comidas o discursos,nos apretamos el cinturón en las huelgas de hambre y ayunos de solidaridad, fuimos a cultos religiosos que desconocíamos, acompañamos a los parientes de los desaparecidos los últimos jueves de cada mes, escuchamos nuestro programa de radio el domingo al mediodia y estuvimos en multiples actividades para cooperar.

Estrechamos amistad con amigos suizos, aquellos que nos acompañaron fraternal y solidariamente todos los años.

Vimos nacer y morir todas aquellas actividades y organizaciones que nos dimos, sabiendo que cada una fué necesaria y cumplió con su objetivo. Todas ellas mostraron la dinámica de nuestro paso por Suiza y, sobre todo, fueron el reflejo de la viva actividad por Chile.

Hoy día nuevas empresas nos salen al encuentro: Chile espera continuamente nuestro aporte generoso en defensa de los derechos humanos y en apoyo del proceso de construcción de la democracia. Empezamos a despedir a los que se van y a preparar nuestro propio retorno, a consolidar la situación de los que se quedan, a satisfacer nuestras necesidades culturales y contestar a las interrogantes de nuestros jóvenes.

En este marco nos constituimos como Asociación de Chilenos Residentes en Ginebra.« 

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *